Ondas de Presión Radial

DSC_0610Queremos presentarles lo último en tratamientos con ondas choque radiales, el RPW Shockwave Therapy, las ondas de presión radial es un excelente método de tratamiento no invasivo para las lesiones muy difíciles de tratar además posee la ventaja de tener pocos efectos secundarios negativos.

Las ondas de choque terapéutica se introdujeron como tratamiento hace ya más de veinte años pero sus aplicaciones eran muy limitadas, hoy en día el uso de ondas de choque radiales u ondas de presión radial (RPW) se ha ampliado con éxito a otras áreas terapéuticas de la salud, RPW es un tratamiento utilizado con éxito en campos como la ortopedia, la reumatología, medicina deportiva, rehabilitación, y la estética por que ofrecen una solución de tratamiento no invasivo para varias patologías de tejidos blandos con pocos efectos secundarios negativos para indicaciones que normalmente resultan muy difíciles de tratar.

Los efectos físicos de las ondas de presión radial incluyen:

  • Reducción del dolor
  • Aumento del metabolismo en el tejido a nivel celular
  • Revascularización
  • Fomenta la regeneración y cicatrización
  • Recuperación del tono muscular

La terapia de onda de presión radial está indicado para:

  • Puntos gatillo miofasciales (puntos de activación y desactivación)
  • Activación de tejido conectivo y músculo
  • Tendinitis calcanea
  • Fascitis plantar
  • Dolor en el talón o espolón calcáneo
  • Tendinitis del supra espinoso
  • Epicondilitis y epitrocleitis
  • Aquilodinia
  • Síndrome patelar
  • Sindrome de fricción de la banda iliotibial
  • Síndrome trocantereo
  • Calcificaciones tendinosas y cicatrizales
  • Entre otras cientas de aplicaciones

Las ondas de presión radial pueden tratar áreas grandes y pequeñas e incluso llegar hasta una profundidad de 3cm, la penetración de la onda dependerá del tipo de tejido, la capacidad de absorción, la presión y la frecuencia utilizada.

Las sesiones dependiendo de su lesión podrán variar y por lo general se recomienda un máximo de 7 sesiones habiendo siempre un intervalo entre cada sesión de por lo menos 72horas lo cual nuevamente puede variar en cada caso pudiendo incluso necesitar solo una aplicación semanal.

Para ayudar al proceso de recuperación siempre se recomienda realizar terapia antiflamatoria, analgésica y ejercicios de fortalecimiento de la zona a tratar estas no difieren en el tratamiento si no por el contrario lo optimizan.

 

Seguinos en nuestras redes